PALABRAS DE NELSON MANDELA

 

"Nuestro miedo mas profundo no es ser inadecuados.

Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos mas allá de cualquier medida.

Es nuestra luz, no nuestra oscuridad la que nos atemoriza.

Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, hermoso, talentoso y fabuloso?

Pero en realidad: ¿Quién eres para no serlo?

Eres un hijo de Dios.

Tu jugar a ser pequeño no le sirve al mundo.

No hay nada de iluminado en empequeñecernos para que otras personas no se sientan inseguras con nosotros.

Nacimos para manifestar la Gloria de Dios que reside en nosotros.

No está solamente en algunos, ¡está en todos!

Y a medida que permitimos que nuestra luz brille, inconscientemente le damos permiso a los demás para hacer lo mismo.

A medida que nos liberamos de nuestros miedos, nuestra presencia automáticamente libera a otros.”

 

NELSON MANDELA


 EL PERDON Y SUS EFECTOS CURATIVOS

Desde niños nos han enseñado que para ser buenos, debemos perdonar pero… ¿de verás nos han enseñado lo que es el perdón? ¿Cuántas veces hemos dicho perdonar a alguien sintiendo en nuestro interior rabia, enfado o rencor? ¿Y qué hacemos nosotros con esas emociones que sentimos como puñales en la boca del estomago? ¿Las procesamos de alguna manera o las dejamos allí, acordándonos de ellas únicamente cuando nos cruzamos con la persona o la circunstancia a la que supuestamente habíamos perdonado?  ¿De qué sirve ser amables y educados con alguien si por dentro somos un volcán en erupción a punto de estallar? ¿Y qué efectos tiene todo esto sobre nuestro cuerpo?.

Se ha comprobado que el rencor, la ira y el resentimiento provocan alteraciones en nuestra salud tales como la hipertensión arterial, dolores de cabeza, tensión muscular, indigestión y calambres y que además, producen un deterioro en nuestra energía vital. A nivel psicológico, este tipo de emociones no pueden convivir simultáneamente con la alegría, la dicha o la felicidad.

Visto esto podemos introducir un nuevo concepto de perdón que va mas allá que unas simple palabras cordiales y educadas, se trata de un concepto de perdón que nos libere a nosotros mismos de toda la carga emocional que provenga de la agresión o agravio vivido. En otras palabras, perdonar es poder mirar al pasado, aceptando una situación vivida que en su momento nos hizo daño y recordarla sin dolor. Perdonar esta relacionado únicamente con nosotros mismo ya que implica asumir la responsabilidad de nuestras emociones, liberándolas y transformándolas hasta alcanzar paz, serenidad y en muchas ocasiones, amor.

Generalmente la transformación de emociones no se da de manera espontánea y requiere de la aplicación de ejercicios y/o técnicas que ayuden a que se produzca el cambio. Existen diferentes herramientas para facilitar esta transformación tales como dietas del perdón, afirmaciones, visualizaciones o formas concretas de respiración. Todas estas técnicas ayudan a identificar las emociones sentidas y los pensamientos que las producen, invitándonos a la aceptación de las mismas para finalmente proceder a su transformación de manera sencilla y cómoda. Alcanzar el perdón nos evita enfermedades, devolviéndonos salud y alegría.

Solo cuando decidimos este tipo de perdón es cuando las relaciones funcionan. Al soltar el enfado ante una persona comienza a darse la armonía en nuestro interior; es así como se produce la verdadera sanción. Según Sondra Ray el enfado es como la sokatira, para jugar es imprescindible que por ambas partes esté tirando alguien de la cuerda, y si una de las dos partes deja de tirar, se acaba el juego. Idénticamente ocurre en las relaciones, si una de las dos partes suelta el enfado y vive la relación desde la armonía y el amor, la relación se transforma.

Ese es el verdadero perdón. Ese es el que de verdad transforma las relaciones. Por mucho que verbalmente le digamos a alguien que le hemos perdonado, si en nuestro interior existe un atisbo de rencor,  la otra persona, de manera inconsciente podrá sentirlo y responderá a ello como si se tratase de un ataque. Solo cuando a la otra persona la podemos mirar con amor y entendiendo que hizo las cosas lo mejor que sabia o podía, podremos disolver esa tensión entre ambos.

Y verdaderamente, teniendo en cuenta los efectos nocivos que implican ciertas emociones, ¿No compensa por nosotros mismos y nuestra salud transformar el rencor en amor, beneficiándonos no solo de una mejor salud sino también de mayor alegría y vitalidad?

 Elena Andreiñua De Santiago

Para información y consultas:

nenufarvictoriaregia@gmail.com

 

PENDULO UNIVERSAL (RADIESTESIA)

 

El Péndulo Universal es una herramienta radiestésica altamente sensible a la energía sutil del cuerpo o de cualquier espacio en el que se desee trabajar. Es enormemente preciso y rápido en cualquier proceso.

Cuando esta herramienta se aplica en la terapia, corrige frecuencias en la totalidad de nuestro cuerpo energético, es decir, disuelve las condensaciones o bloqueos energéticos tanto a nivel físico (eliminando dolores, bacterias, traumatismos, etc…), a nivel emocional (aliviando estrés, traumas no resueltos, condicionamientos y pensamientos limitantes, estados alterados, etc…) y a nivel astral (equilibrando la energía ancestral y de vidas pasadas).

Gracias a él podemos liberar cualquier punto energético que presente un bloqueo dado que tiene la capacidad de trabajar a niveles muy profundos donde otras herramientas terapéuticas no alcanzan. Los resultados obtenidos siempre son altamente satisfactorios. 

El Péndulo Universal fue diseñado por los ingenieros franceses Chaumery, Belizal y Morel tras 20 años de estudio de la energía sutil, siendo Chaumery quien comenzó con la incesante búsqueda de sintonizar las radiaciones a través de un instrumento. Los tres dedicaron su vida profesional a la radiestesia. 

El Péndulo Universal es una esfera hecha de madera o aluminio que contiene en su interior un foco radiestésico de 4 semiesferas de forma piramidal. Estos focos son los que crean las ondas energéticas, tanto magnéticas como eléctricas. El Péndulo Universal genera automáticamente la radiación solicitada por el terapeuta.  En él se unen la geometría sagrada y la medicina china (movimiento de los cinco elementos).

 

  Elena Andreiñua De Santiago

  Para información y consultas:

 nenufarvictoriaregia@gmail.com

 

LOS CHAKRAS, BASE DE NUESTRO CUERPO ENERGÉTICO

 

Desde hace mas de 2.600 años, ciertas culturas hablan de los chakras y de la importancia de ellos en nuestro cuerpo y en nuestra salud. El seres humanos estamos constituido por un cuerpo físico, uno mental, uno emocional y además por un cuerpo energético. 

Este cuerpo energético son ondas de frecuencia que fluyen en todas direcciones y que al cruzarse entre ellas forman vértices que se conocen como CHAKRAS. En el cuerpo contamos con diferentes chakras y cada uno de ellos cumple una función. Los principales chakras son siete y cada uno de ellos tiene atributos y características únicos.

Chakra 1, se encuentra en la base de la espina dorsal; está asociado con la supervivencia, el desarrollo de nuestras potencialidades, el éxito material, seguridad, valor, dominio de nuestro cuerpo y estabilidad. Su elemento es la Tierra.  Color: rojo Piedras: rubí, coral rojo,  Sentido: el olfato. Símbolo: el cuadrado.

Chakra 2, se encuentra en el bajo abdomen; está asociado con las emociones, la sexualidad, la pasión, el placer, con dar y recibir.  El deseo y la imaginación. Su elemento es el Agua.  Color: naranja Piedras: ámbar y el coral Sentido: el gusto  Símbolo: la pirámide.

Chakra 3, se encuentra en el plexo solar; está asociado con el poder personal, la fuerza de voluntad, el sentido de la transformación y la confianza.  Nuestro sentido de la autoridad, disciplina y  el auto control convergen en este punto.  Ego.  Su elemento es el Fuego.  Color: amarillo Piedras:ámbar y oro  Sentido: la vista  Símbolo: el círculo.  

Chakra 4, se encuentra en el centro del pecho.  Está asociado con el amor incondicional, la capacidad de perdón, la comprensión, la compasión y la empatía. Desde este centro irradiamos armonía y balance.   Su elemento es el Aire.  Color: verde (el color de la sanación) o rosa (amor universal) Piedra: Esmeralda Sentido: el tacto  Símbolo: la cruz. 

Chakra 5, se encuentra en el área de la garganta.  Está asociado con la comunicación y creatividad.  El poder de la comunicación.  La honestidad, amabilidad, conocimiento y sabiduría pueden expresarse desde este chacra. Su elemento es el Sonido/ ether  Color: azul  Piedra: turquesa y topacio  Sentido:auditivo  Símbolo: el cáliz.

Chakra 6, se encuentra en el centro de la frente, justo por encima de los ojos; este centro energético está asociado con la clarividencia, “El Tercer Ojo,” la intuición, imaginación, Elaborar, planificar y realizar.  Su elemento es la Luz.  Color: índigo  Piedra: Lapislázuli,  zafiro   Sentido: el “sexto” sentido  Simbolo: la Estrella de David   

Chakra 7, se encuentra en nuestra cabeza, la corona.  Está asociado con el conocimiento, la comprensión y todo lo que tenga que ver con la mente y el espíritu: la iluminación.  Nuestra unión con el Universo,  la voluntad,  la inspiración.  Sabiduría Divina.  Este chacra está íntimamente relacionado con nuestra conciencia y todo lo que tenga que ver con lo divino.  Su elemento es el pensamiento. Color: violeta  Piedras: amatista, diamante, cuarzo de cristal, cristal de roca  Sentido: Uno/unidad.  

La gran mayoría de las enfermedades tienen su origen en el cuerpo emocional, donde se produce un bloqueo que afecta directamente a estos centros energéticos. Ellos controlan el balance de nuestras emociones y al descompensarse, se produce una oxidación en las células de nuestro sistema que a la larga pueden generar dolencias. Por ello cada vez con más frecuencia, observamos como las terapias que atienden esta parte de nuestro cuerpo, producen excelentes resultados. Algunas de las técnicas que atienden este cuerpo energético son Rebirthing, Reiki, Tai Chi, Chi Kung, Bioenergía, terapia bioenergética y técnicas de meditación entre muchísimas otras.

 

 Elena Andreiñua De Santiago

 Para información y consultas:

nenufarvictoriaregia@gmail.com